sábado, 19 de noviembre de 2016

DÓNDE ESTÁ ELLA?

     Dónde está ella? Su imagen se diluye en la nostalgia, en el olvido de un atardecer lleno de sueños y esperanzas. Mis palabras la llaman, gritan desesperadas, lanzando versos absurdos al aire confuso de los recuerdos, tratan de seguir sus pasos, quieren atrapar sus huellas y hacerla regresar al hogar para que pueda, tranquilamente, descifrar las rimas inexactas de aquellos poemas que un día la escribí. 

     La noche siempre me sorprende, su oscuridad acusadora borra los últimos suspiros de mi triste corazón, cansado de luchar por una hermosa quimera que, según avanza el tiempo por su senda sin retorno, se diluye entre el cálido aroma de una taza de café medio vacía Dónde está ella? Por qué huye entre los tonos rojizos y dorados de las hermosas puestas de sol otoñales? No sé, no puedo entender su temor a escuchar las verdaderas razones de mi soledad, se niega a entender el significado oculto de mis versos, no quiere dejarse atrapar por el poema que, a lo largo de la vida, he soñado solamente para ella. 

jueves, 3 de noviembre de 2016

LAS NOSTALGIAS DEL OTOÑO

     En el otoño las emociones estallan en el alma y desean ardientemente alcanzar su libertad, quieren perderse por sendas mágicas y grabar poemas en las hojas secas, olvidadas por rencores amargos. Todo es caótico, los versos revolotean, surcan paraísos extraños, soñados en largas tardes de verano donde los relojes pierden el pudor y el tiempo parece morirse de melancolía. Tratan de poner orden a las palabras, ebrias de unos amores pasajeros y estúpidos, necesitan la comprensión de las más sensatas, su amor sincero que permita huir de los temores absurdos de la soledad.

     Las sensaciones se entremezclan, se confunden. En el otoño brotan recuerdos, agradables instantes que se resisten a morir, de los rincones del tiempos surgen gritos que tratan acallar a los cobardes silencios, borrachos de rencores estúpidos. El tiempo, lento, juega con los colores del atardecer, las nubes llenan de extraños epitafios la inmensidad del cielo y los versos se lanzan, desesperados, en busca el destino, el poema, su salvación.