lunes, 18 de julio de 2016

DESPOJOS HUMANOS

     Son seres desquiciados, enfermos, terriblemente enfermos. Se creen superiores y sólo son unos despojos humanos, incapaces de comprender su miseria existencial. No hace mucho tiempo eran unos seres normales, con esperanzas e ilusiones, sus pasos se dirigían hacia un horizonte prometedor en el que, poco a poco, se labrarían un futuro.

     Sin embargo, y sin saber los motivos, fueron cayendo en un abismo caótico, la realidad deja de tener sentido y se pierden por caminos enloquecidos llenos de recovecos asesinos, rencorosos, en los que todo se distorsionan y las cosas sencillas de la vida pierden todo su sentido. El tiempo huye a través espejos resquebrajados por el odio y la mentira más ruin, más despreciable.

     Estos seres, convertidos en estúpidos peleles de un destino cruel, ebrios de alcohol y drogas, se creen superiores a los demás, tratan de imponer su credo, enarbolan su odio e intransigencia, de sus emblemas y banderas chorrea sangre y mierda pestilente. Desean que esos sagrados estandartes ondeen en todas las naciones de la tierra e iluminen los senderos de la humanidad. Si no es así, ellos toman las medidas oportunas, aplican su cruel justicia, la muerte. Nadie puede escapar de sus inhumanas redes.

martes, 12 de julio de 2016

CADA AMANECER

     Cada amanecer ofrece nuevas esperanzas, versos juguetones luchan encarnizadamente por salir de su angustioso silencio, desean emprender su luminoso vuelo hacia la libertad y, poco a poco, poder ir dibujando el poema en donde el poeta, su afligido amigo, eterno soñador, pueda guardar sus mejores sueños, las ilusiones que un atardecer se sintieron abandonadas y perdieron la Fe en el porvenir, no encontraban la manera de consolar a su pobre amigo, abatido por la desesperación. Todo parecía haber acabado, las palabras, enloquecidas, huían hacía un silencio rencoroso donde los ecos ultrajaban a las pocas esperanza que se resistían a perderse definitivamente por las sendas dolorosas del olvido. 

viernes, 1 de julio de 2016

EL BESO DE LA MUERTE

     De repente, todo cambió. Hasta entonces su relación parecía perfecta, inmensamente dichosa. Era una historia de amor sincera, eterna, en la que sobraban las palabras, eran completamente innecesarias, los argumentos no tenían nada que decir, una mirada bastaba para expresar el inmenso cariño que unía aquellos dos corazones rebosantes de ternura. Se sentían afortunados por vagar por las sendas mágicas del amor, eran los dueños de su destino, el horizonte les aguardaba dibujándose, cada vez, con gran nitidez, las ventanas estaban abiertas, de par en par, y divisaban imágenes compartidas en las que disfrutaban de las pequeñas cosas de la vida.