miércoles, 30 de diciembre de 2015

SE LES VE DEMASIADO EL PLUMERO

     En una Cabalgata de Vallecas, creo, han prohibido participar a los niños de un Colegio Católico Concertado, en dos palabras IN PRESIONANTE. Ahora resulta que los católicos no pueden celebrar sus propias fiestas y asistir a los actos religiosos. Los Reyes Magos, posiblemente, en un futuro inmediato aumenten y se vayan incorporando mujeres, como propuso alguna lumbreras que pretendía introducir una reina mala. A lo mejor, se les ocurra poner en los próximos años, junto al niño Jesús, una niña con el objeto de que haya paridad. Sin duda esta gente tan docta confunde los términos puesto que, como ha señalado recientemente Esperanza Aguirre, confunde el término PARIDAD con PARIDA. 

     Por qué los católicos se tienen que avergonzar y sentirse culpables por seguir y disfrutar de sus propias creencias? Me gustaría que esta gente universitaria tan progré me lo respondiera.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

EL ESPÍRITU DE LA CASA DE LA PRADERA

     El debate de Pedro Sánchez así como algunos comentarios sobre el mismo me ha traído a la memoria la serie La casa de la Pradera, serie que emitió Televisión Española, hace 30 o 40 años. La acción de esta serie se desarrollaba en el lejano oeste americano, centrándose en una familia que se traslada a una tranquila población donde la vida trascurre tranquilamente.

     La lejanía en el tiempo no me permite recordar gran cosa del argumento, pero sí recuerdo, y es lo que quiero resaltar, es que esta familia, estaba formada por el matrimonio y dos niñas angelicales. Primero hay que señalar que esta serie, como la inmensa mayoría de los programas de la época trataban de fomentar unos valores cristianos muy estrictos. Sería imposible que, en aquellos tiempos, pudieran surgir otras voces que se apartaran de la línea marcada, también hay que recordar que la sociedad española estaba sumida en la última etapa del franquismo, Pues bien, la familia de esta serie representaba todos aquellos valores tan estrictos. Una de las hijas, por el motivo que fuera, se quedó ciega, con lo cual este hecho constituía una prueba puesta por Dios a esta familia tan ejemplar.

lunes, 14 de diciembre de 2015

TODO CAMBIA

     Los tiempos cambian. Todos los años, fiel a su cita, regresa la navidad con su carga de nostalgia, nos trae recuerdos de otros tiempos en que podíamos contar con el cariño y la protección de otros seres queridos de los que, apenas, conservamos algunas viejas fotografías. Hace mucho que dejamos de escuchar sus voces en nuestros corazones, sus palabras cariñosas enmudecieron para siempre entre la espesa niebla de la tarde.

     Aquellas navidades eran diferentes, las calles se engalanaban, todo era luz, magia, los motivos religiosos recorrían libremente las grandes avenidas y en los árboles de la ciudad resplandecían las estrellas, mientras que alegres angelitos se perdían por las esquinas, unos jugaban al escondite, mientras otros fingían ser policías y ladrones que preparaban, con esmero, la llegada de los Magos de Oriente.

     En los hogares sonaban los viejos villancicos de siempre, coros de niños que desempolvaban los viejos discos de vinilo. Unas veces aquellas voces repelentes aceleraban y sus voces chillonas reclamaban el silencio del atardecer. Sobre la mesa, en una bandeja dorada, descansaba los turrones que iban desapareciendo con el paso de los días, la caja de pastas surtidas se iba llenando de huecos y las vestidas con papeles de colores, se perdían por extraños senderos.

     Todo era distinto. Es absurdo pretender que todo sea igual! Es imposible. Cada tiempo tiene sus encantos, sus matices, pero la Navidad tiene que mantener siempre su alegría infantil que jamás debe perderse, siempre regresa cargada de ilusión y esperanza, anunciando un futuro prometedor. Sin embargo, cada año, es distinto, aquel espíritu inocente de antaño, mágico, ha desaparecido y, en vez de las estrellas luminosas, se pueden ver el reflejo indecoroso de las tarjetas de crédito atracando de una manera soez el paraíso de la ilusión, los viejos angelitos huyeron, se perdieron definitivamente en un recuerdo en blanco y negro. Los empalagosos villancicos fueron sustituidos por unos ritmos borrachos de una lujuria descontrolada. 

viernes, 11 de diciembre de 2015

LA NIÑA DE OJOS AZULES

     El color azul de sus ojos me mostró el camino a seguir, la verdadera senda para alcanzar la felicidad, la dicha suprema. El horizonte me esperaba ansioso, aguardaba mi llegada para leer atentamente los últimos poemas que pude arrancarle a la noche, los múltiples obstáculos quedaron atrás.

     Mis ilusiones desaforadas lograron abrir las puertas recelosas, no sé cómo consiguieron derivar viejas barricadas que no me permitían continuar la senda, no podía ver la luz, mi oscuridad absoluta distorsionaba el tiempo, los relojes, ocultos entre pesadas sábanas de melancolía, gritaban antiguos rencores.

LA OTRA NAVIDAD

     La nieve mágica de la Navidad ha vuelto a cubrir las tardes cotidianas. Las alocadas carcajadas infantiles resuenan en el bullicio frío de la gran ciudad. Las calles se visten con sus mejores galas: Luces de colores velan maternalmente sus sueños, sus ilusiones. Las esperanzas alimentan viejos deseos semidormidos, abandonados en cualquier rincón gris, entre botellas vacías y jeringuillas apestosas. Frío. Desolación. Pobres mendigos sobre cartones y viejos papeles grasientos para quienes esto días son como los demás, la Navidad para ellos no tiene ninguna significación especial y se pierden, lentamente, entre la dolorosa niebla de la incomprensión. No les esperan a cenar brazos abiertos, las confortables mesas, con los ricos manjares, únicamente les aguardan en sus sueños más recónditos, bien ocultos entre los hilos de los viejos gabanes.

domingo, 6 de diciembre de 2015

LA LUNA INVITA A SOÑAR

     La luna, orgullosa, invita a los soñadores a la última ronda. Los poetas, fieles a la cita, acuden en masa para descorchar las botellas de la ilusión, aquel néctar añejo del ayer se ha ido evaporando con el paso vertiginoso de un tiempo egoísta y ruin.

     La anfitriona anima la fiesta, llama insistentemente a los rezagados y a los que sienten humillados por amores injustos, luchan por escapar de las redes de unas palabras envenenadas, tratan de huir de unas sombras voraces, crueles, que disfrutan con el sufrimiento humano. Todos los males han desaparecer en la hoguera eterna, las sombras han de asfixiarse, no tienen ningún derecho a manipular el sentido de las palabras.

LAS PALABRAS ME ARRASTRAN

     Las palabras me arrastran por sendas misteriosas, invitándome en cada rincón del tiempo a detener mis pasos y escribir unas letras sobre la cuartilla recelosa del recuerdo, da igual que sea un melancólico poema o un aventurero relato donde se mezclen las vivencias más extravagantes. Qué más da! El caso en sentirse vivo y poder brindar con las copas, tantas veces usadas, de los recuerdos, hay que impedir que su cristal transparente se empañe y ya no podamos apreciar la pureza de la vida. Sorbo a sorbo hay que destilar las ilusiones, porque la senda, en muchas ocasiones, se hace terriblemente dura, las palabras pueden asfixiarse en su propio bilis y nada tendrá sentido.

CADA MAÑANA

     Cada mañana se cuela por la ventana los nuevos colores del porvenir, las frescas fragancias de la naturaleza. El sol se abre paso e inunda mi paraíso blanco y se postra ante mi lecho para ofrecerme cuartillas nuevas en las que poder dibujar emociones intensas, versos prometedores que me lleven por desconocidos senderos. Sus rayos azotan mi corazón, aún dormido, lanzándome con furia palabras desechas, deseosas por lanzarse al abismo y luchar, a muerte, con los diversos significados, han de buscar el sentido exacto para ir construyendo el poema, el rayo luminoso de la jornada que acaba de nacer.

DON QUIJOTE CABALGA DE NUEVO

     Entre el ritmo frenético de la gran ciudad don Quijote cabalga de nuevo, va de aquí para allá buscando, como un poseso desesperado, los fantasmas que azota a esta sociedad desquiciada. Recorre las largas avenidas tratando de acabar con tantos prejuicios trasnochados, persigue a las palabras embaucadoras que confunden constantemente al pobre vagabundo que sueña con llegar a alguna parte donde poder descansar y olvidarse de que mañana ha de poner buena cara para poder recibir una mísera ilusión.

     Don Quijote ve, con desdén, los rostros que le mira al pasar, desconfía de las manos tendidas de las que parecen brotar esperanzas mágicas, ilusiones ópticas que le hace volver a sus antiguos senderos llenos de magos y aventureros de horizontes difuminados. Entonces contaba con la cordura de un buen amigo Sancho, pero este se fue, se perdió, para siempre, en las páginas de algún libro de caballería en busca de la paz definitiva.
Me he visto obligado a hacer un nuevo  blog de prosa porque no  puedo acceder al primitivo cuyo enlace he puesto en este para que mis lectores puedan leer mis textos. Aprovecho la ocasión para decir que el youtube están colgados todos mis videos, tantos de poesías como  de microrelatos, que me radial  en Calidoscopio, programa de Poesías y Músicas del mundo, programa que dirige Ama María Garrida en  Argentina, y en RADIOS 21, en la Radio Local de Navas del Rey, en Madrid.